BOTOX : Un remedio para la HIPERHIDROSIS o exceso de sudoración

sudoración excesivaCon la llegada del periodo estival y el aumento de las temperaturas muchas personas comienzan a sufrir de un exceso de sudoración que afecta a su calidad de vida. El botox es una de las mejores opciones para estas personas, ya que les permitirá liberarse entre 4 y 6 meses de esta problemática.

La hiperhidrosis consiste en  un aumento de la sudoración resultado de un incremento en la secreción de las glándulas sudoríparas. Hasta el 3% de la población sufre este problema y en el 65 % de los casos existen antecedentes familiares. Los pacientes que la padecen sudan excesivamente  ante cualquier ejercicio físico, estímulo emocional o elevación de la temperatura ambiental.

La presencia de esa sudoración excesiva hace que la piel de las personas que sufren esta patología esté permanentemente mojada, así como su ropa. En algunos pacientes además el olor del sudor es desagradable (bromhidrosis), debido a la acción de las bacterias y hongos sobre la descomposición de los restos de células descamadas de la piel. Todo ello ocasiona que en los casos de hiperhidrosis muy acusada esta patología pueda disminuir la calidad de vida de los pacientes, llevándolos a evitar actividades con otras personas  e incluso pueden llegar a desarrollar una fobia social.

Las inyecciones de toxina botulínica o botox se han mostrado eficaces  contra la sudoración excesiva o la hiperhidrosis a nivel axilar. Esta terapia se presenta como una alternativa a la cirugía, aunque el tratamiento debe repetirse unas dos ó tres veces al año. Los efectos del tratamiento comienzan a notarse entre dos y cuatro días después de la inyección, y la patología desaparece por completo en una semana. Entre los cuatro y seis meses posteriores  remite el efecto del tratamiento, momento en el que se puede inyectar una nueva dosis de botox.

¿ En qué consiste la técnica?

Después de comprobar mediante un sencillo test las áreas axilares de mayor sudoración, se realizan unas diminutas inyecciones superficiales en la axila, con lo que se bloquea la sudoración de esa área durante varios meses. No es necesario ningún tipo de preparación previa. El procedimiento dura unos minutos, y tras el mismo el paciente puede continuar de manera inmediata con su vida normal.
Se trata de un procedimiento muy poco invasivo, y en absoluto doloroso, ya que se emplea una aguja muy fina. Sólo produce ligeras molestias, no siendo necesario ningún tipo de anestesia. Los resultados se empiezan a observar a partir de las 48 horas posteriores al tratamiento. Se realiza una revisión de control a los quince días de la sesión para comprobar la eficacia del tratamiento.

El Botox es un tratamiento seguro  que se lleva empleando en medicina más de 20 años para el tratamiento de alteraciones neurológicas, oftalmológicas y estéticas, así como en casos de hiperhidrosis, con total seguridad y eficacia.

Dra. Izaskun Astoreca

No hay comentarios

Agregar comentario

Current ye@r *