TERAPIA LÁSER DE BAJA INTENSIDAD PARA LA CAÍDA DEL CABELLO

Láser de baja intensidad para alopecia¿Qué es la terapia láser de baja intensidad y para que se utiliza?

La Terapia Láser de Baja Intesidad (TLBI) es una novedosa técnica cuyos buenos resultados están generando un uso cada vez más extendido para tratar cuadros de alopecia ( caída del pelo). Sus dianas principales son la alopecia androgénica y el efluvio telógeno, pero con la correcta supervisión médica puede ser un arma útil para el tratamiento de muchas otras.

Se basa en la aplicación de una luz láser de baja intensidad sobre el area afecta, de forma repetida. En función de las características de cada paciente los resultados se pueden comenzar a ver entre 3-6 meses tras el inicio del tratamiento.

¿Cómo funciona?

Se ha demostrado en varios estudios científicos, como la luz láser de baja intensidad estimula a los folículos pilosos para pasar de fase de telógeno (o caída) a fase de anagen (o de crecimiento). Esto lo consigue estimulando a las células que se encuentran en la raíz del folículo mejorando su oxigenación y así su capacidad de crecimiento y regeneración.

¿Tiene efectos adversos?

Los efectos adversos son escasos. Se ha descrito una sensación leve de picor o quemazón del cuero cabelludo tras el tratamiento, así como en ocasiones cefalea. En pacientes predispuestos las primeras sesiones pueden generar la aparición de granitos, que desaparecerán con el tratamiento correspondiente  de forma rápida.

¿Qué beneficios puedo obtener?

Mejora la circulación microvascular del cuero cabelludo estimulando la liberación de citoquinas y factores de crecimiento. De esta manera consigue un aumento de folículos pilosos viables para crecer, así como mejora la fuerza y aspecto de cada cabello. Como hemos dicho antes también facilita el crecimiento de los cabellos.

¿Cómo se realiza?

La TLBI se utiliza en general como coadyuvante a otros tratamientos médicos para la alopecia, para potenciar su efecto, pudiéndose en algunos casos seleccionados llegar a usarse de forma aislada.

Antes de comenzar el tratamiento es necesario el diagnóstico de nuestro tipo de alopecia por el dermatólogo, ya que existen algunas formas raras de alopecia, como la alopecia por Lupus que pueden empeorar con tratamientos con luz. Además es necesario que el dermatólogo descarte la presencia de tumores cutáneos preexistentes que deben ser tratados previo a recibir este tratamiento.

La técnica en si es prácticamente indolora e implica la irradiación con luz de baja intensidad durante un tiempo creciente pero que nunca supera los 10 minutos, a intervalos aproximados de 2 veces en semana. En ocasiones se realizará aplicación de tratamientos tópicos previo a la aplicación de la luz ya que esta potencia su absorción.

Dra. Claudia Bernárdez

Dermatóloga. Especialista en Tricología

No hay comentarios

Agregar comentario

Current ye@r *