PREVENIR ES CURAR: Cómo frenar el envejecimiento

frenar envejecimiento

A partir de los 25 años, comienzan  los primeros signos de envejecimiento, aparecen finas lineas superficiales de expresión, que con el paso del tiempo se suman al resto de signos del envejecimiento cutáneo como son, las arrugas, la perdida de elasticidad de la piel y las alteraciones de la coloración de la misma.

La piel envejece por distintos motivos, algunos de ellos internos, y por tanto inevitables, como son la edad, genética y factores hormonales, y otros de ellos externos sobre los cuales podemos actuar.

En España y en el resto del mundo, el aumento de la esperanza de vida ha supuesto una revolución en la longevidad. Esto se debe en gran parte al desarrollo socio económico, las políticas sanitarias y una parte importante a la prevención primaria, es decir evitar aquellos factores de riesgo que conocemos.

Conocer la forma en la que algunos  factores externos como el clima, la exposición solar, la alimentación, el estrés y el tabaco, pueden contribuir a acelerar el proceso de envejecimiento de nuestra piel, puede ayudar a elegir opciones de tratamiento y prevención más personalizada.

Cinco consejos útiles para frenar el envejecimiento:

1.Realizar una alimentación sana y equilibrada, rica en antioxidantes .En este link podrás encontrar información sobre ALIMENTOS ANTIOXIDANTES .

2.Beber abundante agua para una adecuada hidratación del organismo

3.Adecuada   hidratación  de la piel y protección solar diaria a lo largo de todo el año

4. Evitar factores que aumentan el stress oxidativo : tabaco, alcohol, drogas, exceso de sol y ambientes contaminados

5.Reducir el stress psíquico con técnicas de relajación o mindfulness

Todo ello dará como resultado una piel de aspecto saludable y enlentecerá el proceso de envejecimiento, que puede ir ayudado a su vez de tratamientos médico-estéticos dirigidos  a este mismo fin.

Aunque el proceso  de envejecimiento no es igual en todas las personas, todos tenemos la posibilidad en cierta medida de frenarlo y modificar su evolución.

Dra. María Calvo Pulido

Dermatóloga

No hay comentarios

Agregar comentario