Masajes

¿ Quién se resiste a un buen masaje?. Los masajes se vienen aplicando desde la antigüedad para aliviar tensiones, relajar músculos, mejorar la circulación o aliviar el  estrés.

En la Clínica Bioláser La Moraleja contamos con una masajista que  le podrá aconsejar  y tratar con  el tipo de masaje más adecuado  a sus dolencias, contando con diferentes tipos de masajes que se pueden adaptar a su caso:

  • Masaje Descontracturante: Es posiblemente el tipo de masaje que más demandan nuestros pacientes. El estrés, las malas posturas, las patologías como la artrosis o lesiones previas pueden causar contracturas dolorosas en diferentes músculos de nuestro cuerpo. Un masaje apropiado, gracias a fricciones, presiones y estiramientos de los músculos afectados, podrá relajar las contracturas y aliviar los síntomas.
  • RITUAL BIOSENSE: Una experiencia para los cinco sentidos: Para los amantes de experiencias relajantes y placenteras. Un masaje realizado con aceite de velas y piedras volcánicas, dentro de un ambiente tranquilo, con música relajante y aromas que invitan al relax. Un masaje relajante por excelencia.
  • Masaje anticelulítico: Este masaje va destinado principalmente a mejorar la circulación y el drenaje de las zonas afectadas por celulitis , mejorando la oxigenación de los tejidos, la eliminación y drenaje de toxinas  y líquidos retenidos, así como  la llegada de los nutrientes a los tejidos afectados. Reduce también la fibrosis y devuelve elasticidad a los tejidos.
  • Drenaje linfático: Es una técnica de masaje  que se realiza con el fin de drenar o desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada en alguna parte de nuestro de nuestro cuerpo. Con una serie de maniobras muy sutiles esta linfa es desplazada a territorios linfáticos sanos para su evacuación normal hacia el torrente venoso. Se aplica en caso de linfedemas, elefantiasis, celulitis, edemas traumáticos o complicaciones linfáticas posteriores a una cirugía estética (es habitual el tratamiento post-liposucción).
  • Reflexología: Es un masaje terapéutico aplicado en los pies, que estimula  puntos reflejos  que representan a los diferentes órganos del cuerpo. Estimulando los puntos adecuados  se puede lograr mejorar la salud y los síntomas del paciente. La reflexología estimula también la circulación sanguínea, el sistema linfático, reduce el estrés y ayuda a conseguir un equilibrio natural.

 Para recibir un masaje adecuado póngase siempre en manos de profesionales que le puedan indicar el tratamiento más adecuado para su caso.


volver atras